Paula Racedo está en Guayaquil con un grupo de jugadores, en el torneo internacional de tenis juvenil organizado por Andrés Gómez, que se disputará hasta el sábado 21 de noviembre en el anexo del Guayaquil Tenis Club.
Han pasado siete años desde que la entrenadora, nacida en Buenos Aires, Argentina, vino de visita a Ecuador y decidió quedarse. Jugó tenis profesional hasta los 22 años, integró el equipo argentino de FED CUP. Después del retiro se radicó un tiempo en Barcelona, España y finalmente llegó a Quito, donde trabaja para la Concentración Deportiva de Pichincha.
Dirige desde hace tres años a Mel Reasco, una de las destacadas tenistas juveniles del momento. Sobre ella indicó: “Viene de una familia de deportistas y eso es importante porque entienden el tema”.
Este año acompañó a Mel en una gira de torneos por Europa y califica como súper positiva la experiencia. “Pudo ver la madurez mental de las jugadoras europeas con respecto a la de las sudamericanas”; expresó. Mel es hija del futbolista Néicer Reasco.
En cuanto al tenis juvenil ecuatoriano opinó que “a diferencia de los juniors de Argentina o Brasil acá la mayoría se enfoca en jugar para conseguir una beca deportiva”.
“Optar por la beca da a los chicos la posibilidad de seguir en el deporte y al mismo tiempo estudiar. Además ayuda en cuanto a la maduración, por eso muchos prefieren intentar en el tenis profesional después de seguir los estudios, que también son importantes”; dijo Racedo.
En cuanto al tenis femenino señala que si bien los tiempos son diferentes a los del tenis masculino, pues alrededor de los 15 o 16 años muchas deciden dejar la práctica del deporte, espera que salgan nuevas figuras que motiven a otras chicas a seguir jugando.
Para la entrenadora es fundamental que los jóvenes tenistas tengan claro qué quieren hacer y sea cual sea la decisión den lo mejor.

Comments

comments