Madrid, 8 mayo.- El morbo sacudirá este sábado la central de la Caja Magíca en el duelo entre Rafael Nadal y Tomas Berdych en una de las semifinales del Mutua Madrid Open, porque el checo, verdugo del español en el Abierto de Australia este año, quiere convertirse en primer jugador en vencer al de Manacor dos veces en la capital española.

Nadal encontró más ritmo de juego en su victoria contra el búlgaro Grigor Dimitrov, por 6-3 y 6-4 en una hora y 47 minutos, y Berdych salvó una bola de partido, y su fe en los desempates fueron decisivos en la victoria contra el estadounidense John Isner por 3-6, 7-6 (7) y 7-6 (1) en dos horas y nueve minutos.

Será el 23 duelo contra Nadal, a quien venció en los cuartos de final de Melbourne a principios de la temporada cuando el checo cortó una racha de 17 victorias consecutivas del español, que en aquel partido jugó tocado físicamente.

En tierra, el parcial Nadal-Berdych es de 6-0 a favor del español, con una última victoria en Madrid en los cuartos de 2014 (6-4 y 6-2). También se enfrentaron en la capital española cuando el torneo se disputaba en el Rockódromo en 2006, entonces sobre pista dura, y Berdych se impuso por 6-3 y 7-6 (6).

El español logró ante Dimitrov la primera victoria importante, de renombre y con inyección de moral, desde Roland Garros el pasado año cuando se impuso a su compatriota David Ferrer (entonces cinco del mundo), al británico Andy Murray (8) y al serbio Novak Djokovic (2) en la final.

Pese a ello admitió que tocaría sufrir en las semifinales, la segunda del año en categoría Masters 1000 que alcanza (Montecarlo), fuera quien fuera su rival.

“Mañana juego contra otro (jugador) de gran nivel y estoy preparado para sufrir, porque ambos son grandes sacadores y muy agresivos, porque golpean la pelota muy fuerte. Es otro test para mi”, dijo.

Se impulsó Nadal en un buen servicio, que aunque lo cedió hoy por primera vez en la semana, y dos veces, le ayudó en momentos importantes, y en machacar al virtuoso revés a una mano de su rival, como suele hacer contra el suizo Roger Federer.

Estuvo algo lento de piernas el español, pero fue más sólido y estable que Grigor, que llegó a este duelo con moral tras hacerse con la décima victoria ante un jugador ‘top ten’, el suizo Stan Wawrinka, y que soñaba con alcanzar la semifinales por primera vez en la Caja Mágica.

Tampoco soltó en exceso y con acierto su derecha Nadal, con demasiados fallos que se le quedan pegados a la red, porque todavía no tiene ajustado su golpe conductor y peca en exceso al envolverla, y porque sufrió cuando el búlgaro colocó la suya invertida.

Pero su garra le llevó a remontar un 3-1 adverso en el segundo parcial, buscando profundidad con su resto y tomando la iniciativa después, para aumentar la impotencia de Dimitrov, que quedó patente en su maltrecha raqueta, partida en dos cuando cedió su saque en el 3-3. A partir de ahí la moral del búlgaro se deshizo y sus nervios hicieron el resto para que Rafa gane su partido 13 consecutivo en Madrid.

Ganó Nadal y se anotó su victoria 14 en tierra esta temporada, en la que tiene tres derrotas. Y sumó confianza, porque está en la penúltima ronda sin ceder un solo set en tres partidos disputados, con esperanzas de lograr su tercer título consecutivo en Madrid y el quinto en total.

Hubo un tiempo en el que Berdych tenía pánico a los desempates porque era más frágil mentalmente. La mano del venezolano Daniel Valverdu, con el que trabaja esta temporada, se ha notado en esas situaciones, y este viernes fue capaz de dar lo mejor de si mismo en esos juegos cortos, salvando una bola de partido en el primero de ellos, y ganando el segundo con absoluto control.

De poco importaron los 29 saques directos de Isner, que abandona el torneo con un total de 85, como líder pero sin puesto en las semifinales. El gigante de Greensboro (208 centímetros) que cumplió recientemente 30 años, se empeñó en ese golpe como único recurso a pesar de los problemas en el hombro derecho por los que fue atendido al final del primer parcial.

“Estoy deseando afrontar ese reto”, dijo Berdych sobre el duelo contra Nadal, con aire de optimismo. No es para menos, ha ganado en Madrid el partido 30 de su temporada, en la que ha alcanzado al menos los cuartos en los ocho torneos en los que ha participado. Su saque este viernes, con un 86 por ciento de primeros, y 11 ‘aces’ fueron clave.

La otra semifinal enfrentará a los ganadores de los dos últimos duelos de la jornada, entre el canadiense Milos Raonic y el británico Andy Murray, y el español David Ferrer y el japonés Kei Nishikori.

Comments

comments