El español Rafael Nadal se impuso al suizo Wawrinka en la final por (6-2, 6-3 y 6-1) en  alrededor de dos horas y recupera tres años después el cetro de París, en la cancha Bois de Boulogne. Con esto, supera a Pete Sampras en la cifra de grandes tras elevar a 15º títulos del Grand Slam, por lo que ya contempla por el hombro al estadounidense (14) y se situa así a tan solo tres del mítico rival Roger Federer (18).

Con esto, el español asciende al número dos del ranking por detrás de Andy Murray y recupera la sonrisa y el ánimo que lo caracterizó siempre: “Siento pasión por el tenis, por cada torneo que juego, porque en definitiva uno no sólo participa en Grand Slams. Cada semana tiene su atractivo. Ahora, este para mi es el torneo más importante del año. Es en el que me pongo más nervioso apenas llego, el que mayor tensión me genera. Esa sensación no ha cambiado. Y llevaba dos años sin poder jugar la final por diferentes circunstancias. Ganar por décima vez es muy importante para mi” señaló el mallorquín.

Por otro lado, Wawrinka., de 32 años, se le vino rápidamente abajo la estrategia con la que vino a asumir esta final, porque en ningún momento se asentó en la cancha, ni pudo pegar cómodo, por lo general, casi siempre forzado, con un Nadal que tomaba bocanadas de aire y entraba hasta el fondo, sin mesura, peor con calma. Quebró el servicio del suizo al sexto juego y a partir de ese momento fue todo. Muy poquito por hacer para Stanislas, demasiado grande le quedó la final ante tal rival histórico.

Y es que Roland Garros es Rafael Nadal y Rafael Nadal es Roland Garros. Amo y señor del tenis en París. Ningún tenista con excepción de Margaret Court –11 trofeos del Open de Australia, pero la mayoría de ellos obtenidos antes de la Era Abierta, de 1968–, han conseguido lo que ha logrado Nadal. Poseer un torneo de esta envergadura, con tamaña hegemonía y autoridad, no lo hace cualquiera. Hacía tres años que no lograba algo importante; quizás por sus problemas que acarrea desde el 2015 o su lesión en la muñeca del 2016. Pero eso ya quedó atrás. El rey ha vuelto.

Todo apuntaba desde el Miami Open cuando jugó y perdió ante Roger que Rafa había conseguido volver al ruedo, se percibía un juego de antaño, una sensación de que estaba volviendo a ser el de siempre y así fue. “Diez es un número impresionante, no sé si yo voy a ver a alguien que me supere” culminaba el español en rueda de prensa, quien volvía a retomar el trono y a sentarse en su silla, ubicada en algún altar en París.

Nadal, amo y señor del tenis en París
El español Rafael Nadal se impuso al suizo Wawrinka en la final por (6-2, 6-3 y 6-1) en un alrededor de dos horas, recupera tres años después el cetro de París, en la cancha del en el Bois de Boulogne. Con esto supera a Pete Sampras en la cifra de grandes tras elevar a 15º títulos del Grand Slam, por lo que ya contempla por el hombro al estadounidense (14) y se situó así a tan solo tres del mítico rival Roger Federer (18).
Global

Comments

comments