Camila Romero  decidió aprender  a jugar al tenis a los ocho años motivada por Antonio, su papá. El 5 de octubre cumplirá los 17. Los logros  demuestran que tomó la decisión correcta.
Romero ha ganado torneos internacionales y se ha consolidado como una de las mejores tenistas  juveniles del Ecuador. Ostenta el puesto 185 de la ITF (Federación internacional de Tenis). Cinco títulos de dobles y dos finales en singles son sus más recientes resultados.
“Siento que este año he mejorado mucho. El 2014 también fue muy bueno para mí: Jugué por primera vez un Sudamericano y clasifiqué al mundial de 16 años, hice la gira europea, gané varios torneos e integré el equipo de la Fed Cup”, expresa.
Romero siente orgullo de representar al Ecuador. “Una de las mejores experiencias fue jugar por mi país”, destaca. Integró el equipo que posicionó a Ecuador, el pasado mes de junio, en el grupo I de América de la Fed Cup.
Para el 2016 espera mejorar aún más su ranking, alcanzar el top cien y clasificar a torneos de Grand Slam: Roland Garros ó US Open.
En la actualidad entrena en la academia de tenis “Gómez-Viver”  y,  además,  toma clases particulares con Raúl Viver.
“Después del colegio estoy de 15h00 a 17h00 en la academia, luego tengo preparación física y, a la noche,  entreno una hora más con Raúl”, cuenta la guayaquileña, que tiene altas expectativas para el futuro.  “Quiero graduarme del colegio, ganarme una beca para alguna universidad  y después de estudiar jugar profesionalmente”,  afirma.
Su familia la acompaña en el proyecto.  En el Colegio le brindan las facilidades para realizar los viajes y sus amigas la ayudan a ponerse al día.
Camila volverá a competir en noviembre, en Bolivia y México. En diciembre jugará en Estados Unidos los torneos Eddie Herr y Orange Bowl

Raúl Viver, opinó sobre Camila:
“Ha progresado mucho. Quizás, cuando empezó, no estuvo entre las mejores del país pero, poco a poco y gracias a su constancia y dedicación llegó, con 16 años, a representar al país, terminó el año como número 2 de Sudamérica; en los últimos dos años tuvo un gran ascenso”, destacó el entrenador.
Viver asegura que “Camila tiene mucho potencial debido a que tiene un biotipo bueno para jugar tenis, brazos y piernas largas que le permiten generar mucha potencia con su derecha y servicio”.
Para el capitán de Copa Davis, la derecha y el servicio son las principales armas de Romero. Sin duda la joven tenista seguirá aprovechándolas en cada “duelo” dentro de la cancha.

Comments

comments