Pablo González conoce bien Ecuador, lo visitó en varias ocasiones como tenista profesional. Durante las últimas dos semanas, el entrenador del tenista Alejandro González, 141 ATP, trabajó en las canchas del anexo del Guayaquil Tenis Club.
¿Por qué tomaste la decisión de empezar esta carrera después de dejar el tenis profesional?
Me retiré un poco joven, fue una decisión difícil pero la tomé en un momento en el que no tenía sponsor y me dieron la oportunidad de viajar con jugadores profesionales. Me jugué a lo seguro. Ya tengo ocho años de experiencia.
¿Cuál es el balance de estos años y del camino que has recorrido?
He podido viajar con muchos jugadores, con (Alejandro) Falla, (Roberto) Cabal, (Santiago) Giraldo, Mariana (Duque), que representan a Colombia en este momento.
He ido aprendiendo cada día: Ha sido un camino muy bueno. Desde el primer año que empecé como entrenador viajé a los Grand Slam. La mejor universidad es poder estar en los player lounge (sala de jugadores), en las canchas con los mejores jugadores del mundo. Además, me gusta investigar, todos los días se aprende algo nuevo sobre cómo avanza el tenis, qué cosas nuevas hay y cómo transmitirlas. Estoy muy joven, es una carrera muy larga y me encanta.
¿Cómo ha cambiado el tenis a través de los años?
Creo que se notan más cambios en la forma en que se preparan los jugadores. Se cuidan mucho más, física y mentalmente, en la alimentación; por eso vemos gran cantidad de jugadores por encima de los 30 años. Ahora con 34 y 35 años siguen muy activos. En dobles, ni te digo, hay por encima de los 40 años.
Han subido los premios, así que deben disfrutar hasta el último año la carrera.
¿Qué importancia se le da al tenis juvenil en Colombia?
Ahora estoy full time con Alejandro. Estoy pendiente de lo que está pasando en Colombia, me gustaría ayudar un poco más pero estoy de lleno con el proyecto de Alejandro.
Hay que seguir con el tema de las escuelas de formación. Todos los entrenadores en sus niveles, los de base y juveniles, son importantísimos, todos tenemos que trabajar en equipo. Por ahora en Colombia estamos tratando de hacer lo posible para que salgan más jugadores que nos representen en un futuro.
¿Mantienes el sueño de ser capitán de Copa Davis de Colombia?
Estuve dos años con el equipo de chicas, compitiendo en la Copa Federación, hicimos dos finales del grupo 1 de América. Tuve la oportunidad de estar en silla ante Uruguay, un año en el que no se decidía el tema del capitán, aprendí muchísimo.
Ser capitán de copa Davis sería un sueño, me motiva. Seguiré trabajando en todo lo que pueda ayudar a Colombia.
Finalmente, ¿Cuál es la meta inmediata para Alejandro?
El primer objetivo es que siga evolucionando en su juego, mejorar su ranking que llegó a estar No.70 y hacer que tenga una carrera larga sino y esté por muchos años entre los mejores del mundo.

Comments

comments