El 10 de junio el tenis ecuatoriano recuerda el triunfo de Andrés Gómez en Roland Garros. Gómez festejó el vigésimo quinto aniversario rodeado de familiares, amigos, alumnos y ex alumnos en la escuela de tenis que empezó hace pocos meses con Raúl Viver. Celebró haciendo lo que más le gusta: tenis.

Mientras pasaba pelotas a un par de alumnos y daba indicaciones en una de las canchas de la academia, entraron sus hijas Rafaela y Manuela con una gigantografía en la que se leía: “25 años una hazaña histórica. Andrés Gómez campeón de Roland Garros 1990”. Llegó su familia y también la otra, la familia del tenis.

Raúl Viver, capitán de Copa Davis, expresó “El día que Andrés ganó Roland Garros es inolvidable, no solo para la gente cercana a él sino para todo el Ecuador, es una de la grandes hazañas del deporte ecuatoriano”.

“Los chicos entre 14 y 16 años que entrenan acá no vieron el partido pero saben lo que significa ganar el torneo y para ellos es un orgullo tener a Andrés como director de la academia”, concluyó Viver.

Luis Adrián Morejón, empresario y ex jugador de Copa Davis, refirió: “Andrés siempre fue mi ídolo. En 1990 tuve la suerte de estar ahí en París. Parece que pasó ayer este hecho que quedará para la historia del deporte ecuatoriano y del tenis mundial. Su nombre está allá, en la cancha No. 1 de Roland Garros para toda la vida junto al de Mónica Seles, que ganó ese mismo año”.

“Es increíble tener tan cerca a alguien tan grande como jugador y como persona”, finalizó Morejón.

Julio César Campozano, ex jugador Copa Davis, dijo: “Me siento muy contento de estar en esta celebración y muy orgulloso de lo que ganó, pocos tienes el privilegio de alcanzar un logro como ese”.

Después de la pausa, los alumnos volvieron a la cancha, a seguir jugando tenis, aprendiendo y disfrutando de la presencia del maestro que tienen día a día en su academia.
Andrés Gómez, tras anunciar su retiro del circuito profesional, siguió defendiendo los colores del equipo Copa Davis. Sigue vigente en diversas actividades que aportan para la transformación y crecimiento del tenis nacional.

Recientemente compitió en el torneo de leyendas de Roland Garros y eventualmente es invitado a exhibiciones internacionales. Organiza desde hace más de diez años: el Challenger de Guayaquil, torneos Futures, torneos juveniles del circuito COSAT, formó -y sigue formando- niños y jóvenes que hoy reconocen y agradecen lo que recibieron.
Actualmente es director de la academia que abrió junto a su amigo de infancia Raúl Viver.

Los pequeños tenistas no vivieron la final que disputó ante Agassi pero de generación en generación esa historia ha sido contada. Las hazañas siguen siendo hazañas aunque pasen los años.

(*) Artículo de Doris Alcívar, Jefe de Prensa de Andrés y Emilio Gómez.

Comments

comments